Certificación de Pymes con petroleras en crecimiento

El Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés) prevé triplicar el número de proveedores mexicanos certificados con lo que se ampliaría la participación de la cadena en del sector hidrocarburos en las grandes empresas petroleras, previó Gerardo Uria, director senior de desarrollo de negocios del organismo.

“No tenemos una meta en números pero sí en avanzar paulatinamente que haya más compañías certificadas en México. La reforma fue en 2013 y actualmente tenemos 43 empresas certificadas en el país de las cuales un gran número son del norte de México, y unos 110 inspectores; en los próximos cinco años quisiéramos duplicar o triplicar ese número”, mencionó.

El directivo explicó que las nuevas reglamentaciones que tiene el sector en el país, exige que las compañías extranjeras que quieran hacer negocio incluyan en sus procesos determinado porcentaje de proveeduría local; sin embargo, mencionó, sólo aquellas que cuenten con una certificación podrían formar parte de esa cadena de valor.

“El proceso de certificación no es sencillo, a una empresa le puede tomar desde seis meses hasta dos años, dependiendo del grado de desarrollo de la compañía. Actualmente sólo tenemos 45 empresas certificadas porque anteriormente los operadores (como Pemex) locales no pedían certificación, pero ahora que hay más petroleras que están entrando en el mercado y hay más competitividad, hay más posibilidades para la industria metalmecánica y de fabricación especialmente en el norte de México”.

Uria estuvo de visita en la ciudad para reunirse con unos 50 representantes de empresas potencialmente interesadas en participar para incrustarse en la cadena de valor. Indicó que las necesidades de las empresas petroleras “incluyen todo tipo de productos y servicios, puede ser cuestiones de inspección de fabricación o de productos hasta soldadura y compuestos de equipo, no sólo equipos grandes”.

Por su parte Gregorio Canales, subsecretario de Competitividad de la Secretaría de Economía y Trabajo (SEyT) de Nuevo León dijo que una segunda fase del proyecto es vincular con Pemex, Iberdrola y las empresas perforadoras de pozos profundos a potenciales proveedores de servicios e insumos.

“La idea es empezar a ponerlo en práctica, tomar grandes corporaciones que compran mucho como Pemex y trabajar con ellos tratando de incorporar más empresas a su lista de proveedores certificados, ese es el programa que lanzaremos próximamente. Empezaremos con Pemex pero también pensamos desarrollarlo con Iberdrola, con las empresas que ganaron las rondas de perforación en pozos profundos. Nosotros les ayudaremos a encontrar esas empresas que puedan proveer de productos y servicios”.

Estimó que el potencial de la cadena de valor del sector de hidrocarburos en el estado supera las 200 empresas.

Por otro lado y sobre la afectación que están teniendo las compañías ganadoras de los campos que integran la Cuenca de Burgos en la entidad, por el sobreprecio que le pagan a Pemex por el traslado de la molécula, aseguró que esta inconformidad ya se le hizo saber a la Comisión Reguladora de Energía, por lo que, en dos semanas esperan la visita a la entidad de Guillermo García Alcocer, comisario presidente del ente regulador, para reunirse con las afectadas.

“La problemática ya la presentamos la semana pasada ante el presidente de la CRE, propuso venir a Monterrey en las próximas semanas para reunirse con el gobernador y con los empresarios afectados. La CRE está interesada en saber cómo se están aplicando sus reglas, para hacer modificaciones si es necesario”, puntualizó.

 

Con información de El Financiero 

DineroVer más
NacionalVer más