Al que no se mide, lo miden

 | Columnas

Sábado, 24 de August de 2019
Imagen de Pepe Hanan
En Línea Deportiva
Al que no se mide, lo miden
Por  Pepe Hanan 12 de Agosto de 2019, 05:20 pm

Resulta que mucha molestia causó en la televisora del Ajusco y en especial en Grupo Salinas, las últimas declaraciones del "supuesto" dueño del equipo de la Franja, Manuel Jiménez.

El problema de esconder una gran mentira es que muchas veces se debe hablar poco y además ser muy cuidadoso con lo que se dice.

Sus últimas declaraciones lo ponen en evidencia, la presión por demostrar que es el dueño, lo pusieron en una posición más que incomoda con los verdaderos propietarios.

Según sus propias palabras, él le está pagando a Televisión Azteca el equipo en pagos chiquitos...

¿Pues no que era el dueño?

Según recuerdo, se presentó como tal, además la gente de la televisora siempre negó la especie e incluso su director de negocios Rogelio Roa aseguró de manera tajante que Manuel Jiménez era el legítimo propietario en el programa En Línea deportiva. No conforme con eso, me retó que si no era cierto, él dejaba su puesto en el club y que de ser cierto, yo dejaría el programa de radio.

Semanas después, Don Manuel, en un tropezón, los está dejando en evidencia, lo cual, como le decía, tiene más que molestos a los altos mandos de grupo Salinas.

Actualmente el problema de la múltipropiedad ya no lo es tanto, pues está visto que son realmente pocos los empresarios mexicanos interesados en adquirir un equipo de futbol, lo cual deja en claro que si las televisoras no le entran, la liga estaría en grave riesgo y por ende, los derechos de transmisión de la selección mexicana.

Más fácil hubiera sido decir que se formaba un patronato y que Manuel Jiménez sería el presidente del mismo, pero el gran problema con el que se encontraron, radica en que Don Manuel se la creyó y en sus íntima intimidad está seguro de ser el dueño a pesar de incluso recibir un sueldo por aparecer en la foto cuando en Puebla todo mundo sabe que el que realmente manda se llama Pablo Boy y es él y nadie más, quien se encarga de absolutamente todo al interior del club.

Dicen testigos oculares que en el palco de la directiva, Don Manuel tiene que pedir permiso hasta para tomarse un refresco.

Misteriosamente, desde aquellas declaraciones, a nuestro personaje no se le ha vuelto a ver en las inmediaciones del estadio, nadie sabe dónde anda y al parecer le leyeron la cartilla y le prohibieron dar más declaraciones.

Además, también es sabido en el Ajusco que el Sr. Jiménez ha llevado el mismo cuento ante las autoridades poblanas a quienes ha tratado de sorprender diciéndoles que él es el dueño del equipo, situación que ya fue verificada con resultados negativos.

Bien dice el dicho de que al que no se mide, lo miden y creo que Don Manuel terminará por ser víctima de su misma soberbia y de su propia boca.

Veremos en qué acaba la historia de este personaje en el Club Puebla.

 

Sin primas ni premios

El futbol es un negocio para quienes forman parte de este, y para los jugadores en especial, quienes la única manera que tienen de hacerse de recursos extraordinarios es mediante los premios económicos que generalmente se ofrecen en los equipos por victorias y puntos obtenidos.

En el Puebla, esta modalidad ha sido erradicada y para esta temporada no se incluyeron primas por victorias y los jugadores se tienen que conformar con sus salarios, lo cual en un futbol desarrollado sería lo más natural, sin embargo, en nuestro futbol, sin esa motivación es mucho muy difícil llegar a los objetivos.

Algunos premios quedaron pendientes desde el torneo anterior y eso, créame, no es lo más conveniente para obtener buenos resultados.

 

La Auditoría en la BUAP, OK

El chisme que el Sr. Mendívil y Cía. intentaron vender para perjudicar a la BUAP y en especial al rector Alfonso Esparza, resultó todo un fiasco, pues luego de la auditoría externa que se le realizó a la universidad por el supuesto desvío de recursos para el equipo de futbol Lobos BUAP, terminó por legitimar al rector Esparza al salir más limpio que una novia antes del matrimonio.

El intento por intimidar al rector fracasó y se nota que estas personas no conocen a un hombre honorable y dedicado a su trabajo. Bien dicen que el nada debe, nada teme.

El juicio avanza y el día 20 se tendrá una nueva audiencia, ahí veremos qué avances se tienen al respecto, pues según trascendió, el caso del fraude por parte del Sr. Mendívil es tan sólido que nada evitará que tenga que pagar lo que por ley le pertenece a la universidad.

Nosotros como siempre veremos y diremos.

Seguimos en línea.

Hasta la próxima.

Twitter@pepehanan

Anteriores