Pegamento neandertal

Hace al menos 200,000 años que los neandertales empezaron a usar brea para fabricar armas y herramientas. La capacidad de pegar pedazos de piedra o hueso en un mango fue un hito en su evolución, y demostró que tenían las destrezas cognitivas y tecnológicas para avanzar como especie. No obstante, no se sabe cómo aprendieron a producir el pegamento.

En un esfuerzo para esclarecer el proceso que usaron los neandertales para producir el adhesivo, investigadores holandeses han recreado una técnica que podría resultar en el nivel de producción de brea observado en el registro arqueológico de aquella era.

Entender cómo ocurrió esto es importante para el debate pertinente a la inteligencia y las capacidades de los neandertales, ya que si los científicos determinan cómo producían la brea, tendrán una idea más precisa de sus capacidades mentales y de cómo evolucionaron sus tecnologías a lo largo del tiempo.

Con todo, hay muchos métodos para producir brea. En una época posterior, durante el periodo Neolítico, ya se utilizaban vasijas de cerámica. Pero, sin cerámica, los humanos primitivos y los neandertales habrían tenido que encontrar la manera de calentar corteza de abedul a temperaturas elevadas, y sin la presencia de aire. Experimentos previos para replicar la producción de brea resultaron en muy poca cantidad del adhesivo, una cantidad muy inferior a la que se sabe que producían los neandertales.

Para el estudio, publicado en Scientific Reports, el equipo dirigido por Paul Kozowyk, de la Universidad de Leiden, ideó un marco teórico para fabricar la brea sin cerámica, pero de manera que las cantidades producidas fueran similares a las que constaban en los registros arqueológicos.

A tal fin, los investigadores probaron con tres métodos que podrían haberse utilizado en la producción paleolítica de brea. Dichos métodos abarcaron desde estrategias simples hasta muy complejas: desde un montículo de ceniza en el suelo, hasta una estructura elevada. Llevaron un registro del tiempo, el combustible, las temperaturas y los materiales requeridos para producir la brea, y compararon sus resultados con los registros paleolíticos.

“Nuestros resultados indican que es posible obtener cantidades útiles de brea combinando los materiales y la tecnología que ya utilizaban los neandertales”, escribieron. Los experimentos apuntan a que los neandertales probablemente empezaron a producir brea haciendo rodar la corteza dentro de cenizas candentes. Si este proceso se repite de manera simultánea es posible obtener las cantidades de brea asentadas en los registros arqueológicos.

Los autores sugieren que los neandertales tal vez reconocieron pequeños rastros de brea en los restos de corteza de abedul parcialmente quemados y, con el tiempo, encontraron la manera de producirla en gran escala. “Los neandertales debieron reconocer ciertas propiedades del material, como adhesión y viscosidad”, escribieron.

“Si consideramos que la corteza de abedul era abundante en Europa durante el Pleistoceno, y que se sabe que los neandertales usaron recursos de madera y fuego, ahora resulta evidente que los neandertales pudieron haber inventado la tecnología transformativa simplemente recombinando el conocimiento que ya tenían”.

“Semejante invención debió ser impelida por la curiosidad y el interés en propiedades como la adhesividad y la viscosidad del material recién descubierto. Además, a fin de que la producción de brea se volviera una innovación perenne, los neandertales debieron tener la capacidad de mantener el proceso de destilación seca como una técnica útil para producir adhesivos”.

DineroVer más
NacionalVer más