Risa, aunque sea falsa beneficia a la salud

Diversos estudios han demostrado la risa alivia alivia el dolor, produce bienestar piscológico, combate el estrés y la depresión leve, también sube las defensas e incluso adelgaza. Dada la importancia de la risa para el bienestar humano, existe una rama de la ciencia que estudia sus efectos: la gelotología. 

Desde los años 60 William F. Fry  comenzó a estudiar dichos efectos, creando así dicha rama en la Universidad de Standford. Las investigaciones realizadas por Fry, se enfocaron en las consecuencias de la risa en los procesos corporales.

Una década más tarde, un científico, editor y profesor de psiquiatría de la Universidad de California sorprendió a todos contando su propia experiencia: con una autoterapia de la risa pudo combatir una enfermedad, la espondilitis anquilosante, que le causaba episodios de dolor insoportables, su nombre era Norman Cousins. 

Él contrajo la patología en un viaje a Rusia que le causó mucho estrés, pensó que si el estrés era la causa, desestresarse lo haría aliviarse. El tratamiento consistió en: altas dosis de vitamina C y largas horas frente al televisor viendo comedias y todo aquello que le hiciera reír.

Tras la observación, se dio cuenta que 10 minutos de risa, desde el abdomen, le daba dos horas de sueño sin dolor, lo que no había conseguido ni con la morfina. 

¿Por qué reirse alivia?

Al reírse, se envían señales al cerebro para liberar endorfinas, hormonas que general bienestar y placer. Estas sustancias se segregan en una región del cerebro, el hipotálamo y se liberan al torrente sanguíneo a través de la glándula pituitaria. Además, estas hormonas ayudan a mejorar la memoria. 

Un trabajo de la Universidad de Vanderbilt, en Estados Unidos, halló que 15 minutos de risa ayudan a quemar hasta 40 calorías. La risa genera pensamientos positivos y optimistas, lo que también protege al corazón. 

Reírse de uno mismo

La risa disminuye la hormona cortisol, la que genera el estrés y frecuencia cardíaca, lo que ayuda a sentir bienestar. También nos hace más fuertes frente a las adversidades y controla nuestra ira. Esta vez la Universidad de Granada, en España, indica que las personas que son capaces de reírse de sí mismas presentan un mayor bienestar psicológico. 

Incluso cuando las risas son fingidas ayudan, puesto que el cerebro no puede identificar las risas verdaderas frente a las falsas. 

Un niño, de hecho, puede reírse hasta 300 veces al día. Sin embargo, cuando somos jóvenes nos reímos menos, unas 20 o 30 veces.

 


DineroVer más