Rivera: cuentas públicas, un medio de control político

Puebla, Pue. Los alcaldes son rehenes del gobernador en turno o del Congreso del Estado en turno, porque a veces ni siquiera es que se hayan transado la lana, a veces es un problema de comprobación. Te ponen piedritas en el camino para que no lo hagas a tiempo y te complique la existencia, afirmó Eduardo Rivera Pérez al dictar la conferencia “Cuentas públicas municipales” ante estudiantes de Derecho, Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Iberoamericana Puebla.

El expresidente municipal de Puebla enfatizó que “los órganos auditores locales son garrotes políticos. La aprobación de las cuentas públicas se ha convertido en un medio de control político” de la administración en turno, porque los legisladores locales son afines al gobernador; lo cual es inaceptable.

 Señaló que esto pasa en todo el país, en todos los partidos políticos, ante lo que le tocó vivir en su administración.

“Si de algo estamos cansados los mexicanos es de que haya corrupción y sobre todo, impunidad”, indicó, al explicar que es imposible que en las cuentas públicas de gobernadores como Javier Duarte o Roberto Borge no se haya encontrado nada hasta el cambio de administración; situaciones de las cuales los ciudadanos ya están hartos pues a final de cuentas, el dinero que se roban es de los ciudadanos.

Eduardo Rivera manifestó que, desgraciadamente, son muy pocos los políticos que están presos por esto y “esto es lo que nos duele en nuestro país, esto es lo que no puede pasar”.

Señaló que ya no puede suceder que el manejo de las cuentas públicas sea un garrote político por un lado y un premio, por otro.

“Me caes mal, no me conviene que aparezcas en el próximo proceso electoral, te friego; me caes bien y eres parte del sistema, te tolero todas tus corrupciones y todas tus transas”, dijo.

Sobre su caso, manifestó que la cuenta pública de 2013 sigue sin ser aprobada por la Auditoría Superior de la Federación y al acudir a la justicia federal para denunciar el juego sucio, no ha sucedido nada. Por ello debe haber medidas como en Tlaxcala, donde ya se especifica que si al año no se hacen observaciones a la cuenta pública, se aprueba en automático y no se deja “bajo ese control político del gobernante o del Congreso en turno para que dejen de hacer fregaderas”.

DineroVer más
NacionalVer más