Transición política tras salida del presidente en Zimbabue

Robert Mugabe presentó este martes su renuncia a la presidencia de Zimbabue.

Yo Robert Gabriel Mugabe, en términos de la sección 96 de la subsección 1 de la Constitución de Zimbabue, hago formal entrega de mi renuncia como presidente de la República de Zimbabue con efecto inmediato”, dio lectura a la carta de renuncia de Mugabe, el presidente de la Asamblea del Parlamento de Zimbabue, Jacob Mudenda.

“La decisión de hacer entrega de mi renuncia es voluntaria y surge de mi preocupación por el bienestar del pueblo de Zimbabue y de mi deseo de garantizar una transición de poderes pacífica y no violenta que obedezca a los intereses nacionales de la seguridad, la paz y la estabilidad”, leyó Jacob Mudenda, presidente de la Asamblea del Parlamento de Zimbabue.

La noticia dada a conocer durante una sesión extraordinaria del Parlamento, para debatir el proceso de la destitución de Mugabe, fue recibida con alegría entre los congresistas.

“Este es un acontecimiento histórico. Tenemos mucho que aprender para no volver a cometer los mismos errores y hacer de ésta una nación grande otra vez”, dijo Edson Gumbo, parlamentario de Zimbabue.

“Hizo lo digno, pero lo pudo haber hecho antes”, mencionó Simon Khaya Moyo, ministro de Información de Zimbabue.

La Asamblea había iniciado la discusión con apoyo del oficialismo y la oposición. El partido de Mugabe, Unión Nacional Africana de Zimbabue, lo expulsó este fin de semana y puso al ex vicepresidente Emmerson Mnangagwa en su lugar.

Leer más: Miles de personas celebran la dimisión de Mugabe como presidente de Zimbabue

Mnangagwa fue vicepresidente hasta el 6 de noviembre, cuando Mugabe lo despidió para eliminar la competencia que representaba para su esposa Grace Mugabe, quien quería competir contra él por la presidencia en 2018.

El vicepresidente exiliado presionó durante la última semana para que Mugabe saliera del gobierno y aseguró que regresaría a su país cuando hubiera condiciones de seguridad y estabilidad. De acuerdo con miembros del Parlamento, regresará para asumir la presidencia en las próximas 48 horas.

Con la renuncia de Mugabe la calma podría regresar a Zimbabue que ha estado bajo el control militar durante más de una semana.

El anuncio fue festejado en las calles de la capital, Harare, en donde varios ciudadanos exigían una alternativa democrática.

“No puedo creer que se haya ido. Estoy feliz, estoy muy feliz”, aseguró un habitante de Zimbabue.

“¡Sí, estamos felices!, ¡estamos muy felices, no sabemos que decir!, estamos muy abrumadas”, dijo una habitante de Zimbabue.

Con información de Mercedes Migoya

DineroVer más
NacionalVer más