En rezago damnificados de Xochimilco por Protección Civil

La zona de las chinampas de Xochimilco sufre el abandono de Protección Civil, a pesar de que algunas casas quedaron derruidas por el sismo del 19 de septiembre.“Me encontré con la sorpresa de que ya no tenía yo casa, se acabó todo, ésta era mi vivienda”, narra María Soledad García, damnificada en San Gregorio Atlapulco, Xochimilco.

¿Este piso de cemento es prácticamente lo que quedó?, preguntamos a María.

“Mi refrigerador, mi comedor, todo está en destrucción”, dice.

En las veredas para llegar a los parajes, hay bardas a punto de derrumbarse, sin que tengan alguna advertencia del peligro que representan.

El temblor se sintió más fuerte en esta delegación, por el efecto amplificador del agua.

Es un riesgo entrar a la casa de Antonia Vázquez.

Se perdió el camino de cemento.

“Aquí se puede ver que la gente trató de improvisar para que no se colapsara por completo la barda, pero es una barda que ya no tiene arreglo”, explica Luci Peralta, de la brigada Mecánica de suelos, de la UNAM.

Los muros están por ceder.

“Ya me comentaron que desaloje inmediatamente de aquí porque ya está para caerse la casa”, dice por su parte Antonio Laurel Vázquez, damnificada en San Gregorio Atlapulco, Xochimilco.

Durante el jueves, llegó todo tipo de ayuda a las chinampas de Xochimilco: kits de limpieza, pañales, lo que no llegó fue protección civil.

Las personas afectadas duermen hacinadas con familiares.

Nadie ha venido a censar o a marcar sus casas como pérdida parcial o total.

“Lo que observamos es que no se han acercado ningún cuerpo de Protección Civil de la Delegación de Xochimilco”, explica Julio Vidal, arquitecto voluntario.

Ante los cortes de agua potable por el sismo, en Santa María Nativitas, se formaron filas para recibir el líquido.

La delegación Xochimilco informó que cuenta con tres albergues para damnificados.

Al respecto, Horacio Soriano, director de Desarrollo Sustentable de la delegación Xochimilco, señala que las personas “se están moviendo por la misma cuestión que quieren cuidar sus pertenencias, van y vienen”.

En el Centro Deportivo de Xochimilco se han recibido toneladas de donativos, como este cargamento de Salamanca, Guanajuato.

Desgraciadamente no hay un control de lo que ingresa y lo que sale hacia las colonias y comunidades.

“Se cargaron las camionetas para que llegaran a la población y no llegaron, simplemente, eso ya para mí es robo, no ayudaron en nada”, dice Teodoro Vega, coordinador voluntario en Xochimilco.

Pidió el apoyo de Seguridad Pública para la distribución de la ayuda en Xochimilco.

 

Con información de Agencias 

DineroVer más
NacionalVer más