Crimen de Fátima, una posible venganza a su madre

El asesinato de Fátima, la adolescente de 15 años que fue raptada la mañana del viernes pasado en la delegación Gustavo A. Madero y dos horas después apareció sin vida en el municipio de La Paz, apunta a una venganza.

ALLEGADOS AL CASO REVELARON QUE ANTE EL MINISTERIO PÚBLICO, EN EL ESTADO DE MÉXICO, LA MADRE DE FÁTIMA EXTERNÓ SUS SOSPECHAS SOBRE UN HOMBRE CON EL QUE SOSTUVO UNA RELACIÓN SENTIMENTAL Y LA AMENAZÓ CON MATARLA A ELLA O A SU HIJA SI DEJABA DE VERLO.

Con los datos que aportó, un grupo de agentes trabaja en su localización. Se cree que el sujeto aún se oculta en el Estado de México.

La Procuraduría capitalina, por su parte, investiga al primer círculo familiar y de ex trabajadores de la empresa de los papás de Fátima, debido a que pocas personas, según los reportes, conocían los movimientos de la menor.

También se sabe que gracias a las cámaras de vigilancia, ubicaron el vehículo que se usó para el secuestro, su trayectoria hasta el punto en el que fue abandonado en el Estado de México, además rastrean los números de los teléfonos celulares que usaron para pedir el rescate de 5 millones de pesos por liberar a la joven.

Aparentemente el padre accedió a pagar pero pidió tiempo para conseguir el dinero; una hora después, a pesar que seguían las negociaciones, la menor fue encontrada sin vida. La víctima tenía apenas unas semanas de ingresar en la preparatoria y estaba conociendo amigos, círculo que también se investiga.

La menor presentó un golpe contuso en el rostro; la necropsia reveló que murió por asfixia. Al parecer no aguantó la tortura a la que fue sometida por parte de sus secuestradores, quienes al darse cuenta del deceso, decidieron deshacerse del cadáver y exigieron el rescate.

El homicidio se indaga de manera coordinada entre la Procuraduría Local y la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, por lo que se tiene la certeza de que en la zona limítrofe hicieron un cambio de vehículo y el cuerpo de la menor fue trasladado a territorio mexiquense, cerca de donde la familia de Fátima tiene una propiedad utilizada como bodega.

Especialistas apuntan a que los agresores después de cobrar el rescate la pretendían abandonar en un lugar conocido. El padre de la menor reportó que después del primer rescate los secuestradores bajaron la cantidad a 150 mil pesos, de inmediato accedió, pero después le reportaron el hallazgo de un cuerpo con características similares a las de su hija.

 

Con información de El Debate 

DineroVer más
NacionalVer más