Inundaciones en Grecia dejan al menos 15 muertos

Grecia declaró un día de duelo nacional tras las inundaciones registradas en las afueras de la capital de Grecia que dejaron al menos 15 muertos.

Las lluvias convirtieron calles y carreteras en potentes torrentes, aplastaron coches contra viviendas y anegaron multitud de edificios.

Varias víctimas vivían en subterráneos y fueron halladas muertas en sus casas, donde el agua llegó a alcanzar los dos metros de altura.

Por ahora es imposible evaluar los daños materiales, pero las imágenes que transmiten las televisiones muestran un panorama de devastación.

Para toda el área se ha decretado el estado de alarma, y la región de Ática anunció ayer que había activado el protocolo para solicitar ayuda financiera urgente de la Unión Europea.

Las precipitaciones provocaron desprendimientos en las montañas cercanas, donde recientes incendios habían arrasado grandes superficies de bosque, dejando así el monte sin protección contra deslizamientos.

Otras de las causas que según los expertos ocasionaron semejante magnitud de daños es la construcción incontrolada sobre antiguos cauces de ríos y el mal estado de la canalización.

Desde primeras horas de la mañana, las tareas de rescate y limpieza están siendo dificultadas por un nuevo frente de lluvias en toda Grecia.

El primer ministro, Alexis Tsipras, expresó sus condolencias a los afectados y aseguró que su gobierno asistirá a todas las víctimas con prontitud, además de encargar una investigación para esclarecer las causas de la tragedia.

“Este es un momento muy difícil para nuestro país. Lamentamos la muerte de 14 personas en lo que es un enorme desastre... Es el deseo de todos nosotros que ese número no aumente”, dijo el primer ministro Alexis Tsipras en un discurso televisado, en el que declaró que hoy será día de luto nacional.

El Parlamento griego, por su parte, decidió posponer el inicio del debate en la Cámara, programado para el miércoles, sobre el dividendo social que pretende repartir Tsipras.

La catástrofe en esta zona cercana a la capital se produce un día después de que la isla de Symi, en el archipiélago del Dodecaneso, declarara el estado de alarma a causa de las graves inundaciones, que dejaron numerosos daños materiales pero no causaron víctimas.

Se trata de la mayor catástrofe de este tipo desde noviembre de 1977, cuando 37 personas murieron en Atenas a causa de una tormenta que inundó buena parte de la capital. 

 

Con información de AP

DineroVer más
NacionalVer más