Final legal por la famosa selfie de un mono

La historia comenzó en 2011, cuando el fotógrafo David Slate viajó a la isla indonesia de Sulawesi para retratar a los monos que habitan la reserva de Tangkoko.

En ese momento, uno de los monos -conocido como Naruto- tomó la cámara, apretó el botón y se tomó una fotografía. Rápidamente, las fotografías se volvieron virales.

Ante ello, PETA inició un juicio en contra del fotógrafo en 2015, al asegurar que el mono debía beneficiarse con las imágenes que él mismo tomó.

Ayer, se emitió una resolución al caso conocido como “Naruto vs David Slater”, por lo que, el fotógrafo donará el 25% de los futuros ingresos generados por la foto a organizaciones que protejan a Naruto y los otros macacos de Indonesia.

“PETA y David Slater están de acuerdo en que este caso plantea cuestiones innovadoras sobre la expansión de los derechos legales para los animales, un objetivo que ambos apoyan y por el que seguirán trabajando”, señaló un comunicado.

El abogado de PETA, Jeff Kerr, indicó que “el caso histórico de PETA generó un debate a nivel internacional sobre la necesidad de extender los derechos fundamentales a los animales para su propio bien y no en relación a cómo pueden ser explotados por los seres humanos”.

 

Con información de Agencias 

DineroVer más
NacionalVer más