Falleció bebé violado y maltratado en hospital

Atlixco. Un menor de un año seis meses perdió la vida en el Complejo Médico Gonzalo Río Arronte, lo anterior luego de ser ingresado y una vez que el personal médico se percatara que el infante presentaba síndrome de kempe, maltrato infantil y violación.

Alrededor de las 13 horas de este miércoles, es internado al este nosocomio el menor de nombre Axel quien presentaba insuficiencia respiratoria, al advertir los síntomas, los especialistas realizaron maniobras necesarias para reanimarlo ya que había entrado en paro respiratorio, posterior a ello se solicitaron se le realicen rayos X, en donde el personal médico se percata de fracturas que no son propias de su edad.

Al realizarle esta práctica arrojan que presenta hombro izquierdo luxado más fractura, luxación de codo izquierdo, estallamiento de vísceras y fractura de fémur derecho.

Es entonces como se da parte al Ministerio Público (MP) quien de inmediato se traslada al lugar para iniciar con el interrogatorio a la joven madre de aproximadamente 27 años de nombre de Teresita de Jesús con domicilio en Tejaluca.

Asimismo el menor presentaba rozaduras de meses lo que denota que el menor pudo ser violado de manera constante.

La madre al ser interrogada dijo en su declaración que ella llegó al municipio en abril del año pasado después de radicar en Estados Unidos junto al padre de sus hijos.

Posterior a ello la madre del menor de edad inició una relación conyugal con una persona que no trabaja y todo indica que es integrante de una pandilla ya que hace aproximadamente un mes ingresó al hospital por una tasajeada con un machete.

El caso es que fue alrededor de las 16 horas cuando el menor perdió la vida, por lo que los médicos del Río Arronte piden a las autoridades se apoye a la niña de cuatro años que también vive con la pareja, ya que temen que pase por la misma situación.

 

SÍNDROME AL ALZA

El maltrato se produce cuando la salud física, emocional o la seguridad de un niño están en peligro por acciones o negligencias de las personas encargadas de su cuidado.

No solo comprendiendo el maltrato físico del niño, sino también incluye la ausencia de cuidado, amor y protección razonables de los niños con sus padres, tutores o familiares.

Hay que dejar en claro que estas actitudes son generadas por múltiples trastornos, mismas que interfieren con la capacidad de la familia para criar y proteger a sus hijos.

A esto se le llama síndrome de kempe.

De hecho, afecta al comportamiento de padres o educadores que maltratan de forma intencionada a sus hijos bajo su cuidado. Los maltratos incluyen azotes en las nalgas, pellizcos, traumas ocasionados por el uso de calor o agua, alopecia traumática, fracturas, hematomas subdurales que pueden ocasionar convulsiones, coma y la muerte.