Por qué la menor inflación no se refleja en el bolsillo

El nivel de inflación va a la baja en México, pero no significa que los bienes o servicios experimenten una baja generalizada en sus precios, en el promedio estos suben aunque a un menor ritmo que el año pasado.

En la primera quincena de abril, el índice de inflación general se desaceleró en México y reportó el nivel más bajo de hace 14 meses; 4.69% anual, lo que también representó un descenso de 0.35% respecto a la segunda mitad de marzo, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En 2017 el aumento de precios y servicios promedio (inflación) fue de 6.7%,, el más grande de los últimos 17 años provocado por el ajuste a los precios de las gasolinas al iniciar el año y la depreciación del peso.Ese aumento de 6.7% ya tuvo efectos en los bolsillos de los mexicanos, y es sobre ese incremento que aplican los niveles de inflación más actuales, explicó Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

En enero de este año, la inflación anual fue de 5.5%, en febrero llegó al 5.3% y en marzo fue de 5.04%, refiere Inegi.

"En términos numéricos decimos que la inflación en este inicio de año ha estado creciendo, pero a niveles decrecientes, es decir, crece cada periodo pero en menor proporción al anterior”, explicó Juan Carlos Jouve, director comercial de Kantar Worldpanel México, firma dedicada al análisis de hábitos de consumo.

Según la definición del Banco de México, el índice de inflación (Índice Nacional de Precios al Consumidor, INPC) mide el cambio promedio de los precios en el tiempo, a través de una canasta básica de bienes y servicios representativa de las familias urbanas en México. Quincenal y mensualmente algunos pueden subir o bajar.

Cada producto y servicio que se mide para el indicador tiene un peso diferente (ponderación), de acuerdo al consumo y el gasto que destina cada familia; por ejemplo, transporte público, precios de las gasolinas y gas, productos alimenticios básicos como leche o huevo, explicó VillarrealPor los incrementos los salarios de los trabajadores en México pierden poder de compra, y esto a su vez se refleja en los índices de consumo.

“La inflación del año pasado fue un golpe fuerte, en los años 2015 y 2016 los salarios venían creciendo por arriba de la inflación, pero el incremento de los precios que vimos a partir de 2017 se han comido los aumentos al salario para 2018”, dijo Villarreal.Desde diciembre pasado, el salario mínimo aumentó 10.4% (8.32 pesos al día) fue un índice mayor a la inflación de 2017, pero hubo productos de la canasta que aumentaron, como el gas, en 40%; 17.5%, en el caso de las gasolinas y de 8.9% en el caso del transporte público, refieren cifras de Inegi.Información de Kantar refiere que en enero de 2018 el nivel socioeconómico medio alto incrementó su gasto en línea con la inflación de 2017, es decir 6.8%, frente al mismo mes del año pasado. Mientras que el nivel medio bajo lo incrementó en un máximo promedio de 3.5%.

“Esto significa que no tuvieron la capacidad de incrementar su gasto al ritmo de inflación, y por consecuencia disminuyeron su consumo”, dijo Jouve. 

 

Con información de Expansión 


DineroVer más