Tlahuapan y Tlaxcala se alistan para espectáculo

Tlahuapan. Con la finalidad de promover el ecoturismo, los ejidos de Santa Rita Tlahuapan y San Salvador El Verde anunciaron el arranque de la temporada de avistamiento de luciérnagas.

Cabe destacar que este espectáculo natural se llevará a cabo del 16 de junio a mediados del mes de agosto, así lo dieron conocer integrantes de dichos proyectos.

Javier Flores Cortés, quien forma parte de la fundación del Santuario de la Luciérnaga en Nanacamilpa, Tlaxcala, refirió durante una entrevista con PUNTUAL que desde hace tres años asesora a estos ejidos para poner en marcha los proyectos que han recibido a más de 10 mil visitantes, meta que esperan superar este año.

Por su parte y sobre el tema, Juan Sánchez Cortés, del ejido de Tlahuapan, detalló que las visitas guiadas a esta zona para el avistamiento de luciérnagas ha resultado un atractivo importante al que se deberá dar continuidad, por ello este año decidiendo volver a participar y generar el crecimiento económico del municipio.

De igual manera especificó que el año pasado la afluencia de visitantes a la zona boscosas fue más que significativa y registró la vista de turistas de Francia, Israel, Japón, Corea, Alemania, Venezuela, además de turistas nacionales de todos los estados. 

Los visitantes pueden disfrutar de este avistamiento en los diversos municipios, pues Tlahuapan cuenta con 50 hectáreas de dicho avistamiento mientras que en Nanacamilpa, Tlaxcala, cuentan con un aproximando de 40 hectáreas para ver este espectáculo.
 

ORDEÑAS, EL RIESGO

Javier Flores Cortés dejó en claro que el robo de combustible en esa zona ha causado serios estragos en la reproducción de las luciérnagas, pese a ello, asentó que expertos de la Universidad Autónoma de México (UNAM) y el gobierno de Tlaxcala han tomado cartas en el asunto y evitar que estos insectos estén en situación de riesgo.

Sin embargo, no es todo.

El efecto de la contaminación lumínica de las ciudades, el uso de los pesticidas y la destrucción de sus hábitats han propiciado que este tipo de insecto se encuentre al borde de la extinción. Cada verano, los científicos comprueban que su número disminuye.