A debatir, no a callar

DEL REPORTERO

Los políticos mexicanos y sus equipos gustan de imponer, gritar y descalificar al contrario, callarlo si es posible y están muy lejos de privilegiar el ejercicio democrático de debatir abiertamente sus posiciones e ideas, con la intención de que el electorado elija cuál es la mejor propuesta.

En ese sentido el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) corrigió el viernes la decisión del Instituto Nacional Electoral (INE) de evitar los debates en el periodo de intercampañas.

Los políticos dicen que están a favor, pero mientras sea posible los evitan.

El primero en proponerlos después de la decisión del Tribunal fue el abanderado de los priistas, José Antonio Meade, quizá porque va en tercer lugar de las encuestas o es el mejor preparado y capaz de confrontar sus posiciones, pero él propone que haya más debates.

En contraposición el favorito Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de Morena, dijo que acudirá a los tres debates que organice el INE, pero no a otros que se den en estos momentos.

Perder la ventaja por un debate, ni pensarlo, si invitan a López Obrador no llegará.

Ayer retó Anaya a López Obrador a debatir y no tomó en cuenta a Meade, quien lo menos que le puede sacar son sus trapitos al sol por el lavado de dinero, tema que tarde o temprano tendrá que afrontar, incluso ante autoridades judiciales.

Por unanimidad de siete votos, los magistrados resolvieron que los candidatos presidenciales, y cualquier otro, sí pueden participar en mesas redondas o de análisis y debates que realicen los medios de comunicación durante el periodo de intercampaña.

“Prohibir estos encuentros atenta contra la libertad de expresión y la libertad de información”, argumentaron.

El fallo, derivado del proyecto del magistrado Reyes Rodríguez Mondragón, se dio después de que la Cámara de la Industria de la Radio y la Televisión, TV Azteca, el PRI y José Antonio Meade impugnaron legalmente el acuerdo del INE, que prohíbe los debates entre los candidatos a cualquier puesto de elección popular en la intercampaña, que en el caso de las elecciones federales termina el próximo 29 de marzo.

Aunque los aspirantes pueden participar en mesas en el actual periodo del proceso electoral, no pueden contratar propaganda en radio y TV para influir en las preferencias de los ciudadanos.

Los anuncios que ellos y los partidos difundan deben ser políticos o genéricos, sin llamado expreso al voto, y sólo deben hacer referencia a temas de interés general y con carácter informativo.

Más claro, imposible.

Ante la decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación validara los debates entre candidatos en intercampaña.

José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos por México, llamó a sus contrincantes a hacerlo.
El sábado en Jalisco dijo “es una decisión muy importante que reivindica lo que nosotros siempre hemos pensado, que al centro de un proceso electoral tiene que estar el contraste de ideas y el contraste de perfiles, y la mejor manera de contrastar es hablar con nosotros mismos”.

Directo solicitó a los demás candidatos un encuentro para debatir y aseveró que asistirá al lugar que los demás convengan.
“Nosotros aplaudimos la decisión y nuestra posición, y estamos atentos y preparados buscando justamente esta posibilidad de contraste (...) en cualquier foro que el resto de los contendientes escoja.

“Hemos venido convocando desde que empezó la precampaña y hemos venido señalando que el modelo de comunicación política tiene que ajustarse para que podamos, frente a la ciudadanía, platicar, plantear, analizar, y que puedan los ciudadanos contrastarnos en cómo somos, cómo pensamos y qué proponemos".

El escenario está listo, no hay medio de comunicación nacional o local que no preste sus instalaciones y a sus conductores para llevar a cabo un diálogo entre quienes aspiran a puestos de elección popular, pero alguno de ellos se excusará y otros intentaran presionar para que no se lleven a cabo.

Polemizar, debatir, contrastar y hacerlo en una forma civilizada es un ejercicio al que no se acomoda la mayoría de los políticos mexicanos, que están más acostumbrados a imponer, descalificar al enemigo sin verlo a los ojos, callar a los otros, porque su verdad y diagnósticos son los que valen.

La decisión del Tribunal Electoral es importante y veremos quienes aceptan la invitación, pero sobre todo quienes acuden a los debates no oficiales. Los esperamos.

fcrisanto@radiooro.com.mx

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

DineroVer más