La muerte toca a la puerta

DEL REPORTERO

El reclamo de ¡justicia, justicia! que se escuchó el miércoles pasado en la casa presidencial de Los Pinos y tuvo su origen entre los periodistas gráficos que cubren la fuente, durante un acto donde la clase política del país –Presidente, gabinete y gobernadores- se comprometía a defender la libertad de expresión y evitar los homicidios de reporteros como el del sinaloense Javier Valdez, confirman la irritación, el coraje y la impotencia de un sector que esta inerme, el cual ha sido, es y será siempre incómodo para el poder.

Desde que apareció el periodismo, es una actividad que revela lo que los poderosos –no sólo los políticos, también lo conforman los señores del dinero, líderes sociales y criminales- quisieran guardar como un secreto de confesión.

Nuestro trabajo genera molestia y provoca escándalos que siempre han irritado a quienes se sienten afectados porque contamos sus historias, generalmente incómodas y más cuando se aportan datos duros y confirmados.

La verdad no peca pero incómoda. Ese es nuestro trabajo cotidiano.

Valdez documentaba como una tarea diaria la historia de los narcotraficantes, en especial los de su tierra, Sinaloa, que en las últimas décadas han sido verdaderos líderes del crimen organizado e incluso algunos como “El Chapo” Guzmán enemigos número uno de sociedades como la mexicana y la estadounidense.

Su valentía era reconocida y hoy mejor evaluada porque siempre lo hizo y sabía los riesgos que corría.

Sólo que en el pasado el poder en México utilizaba métodos sutiles para que los periodistas no le hicieran daño, desde la cooptación económica, hasta la amenaza sutil y en el peor de los casos la presión para que perdiéramos el trabajo.

Hoy ordenan a sus sicarios y condenan a muerte a los periodistas que no se pliegan a sus intereses porque hay impunidad y ninguna autoridad hasta ahora ha castigado a los responsables de decenas de crímenes contra quienes ejercemos una profesión y no esperamos privilegios, merecemos como todo ciudadano el respeto a nuestra integridad.

La libertad de expresión la debemos ejercer sin temor a morir, eso es lo que hoy no garantiza el Estado Mexicano y por ello se escucharon valientes exigencias de ¡justicia, justicia! en la casa presidencial.

Es la obligación de las autoridades frenar de tajo acciones que intimidan y llegan al crimen de quienes todos los días informamos, les guste o no a los poderosos.

Hay algo que no han calculado los criminales que condenan a la muerte a los periodistas, sin importar del poder que se trate, que siempre habrá una voz para denunciarlos, que no hay balas para callarnos a todos y mientras ellos cometan abusos, latrocinios y otros delitos, los exhibiremos, porque la denuncia es parte de nuestro ejercicio diario.

Los periodistas no somos héroes, hacemos nuestro trabajo.

 

De las anécdotas que se cuentan

Historias de despojos, abusos y notarios.

1.- Aunque le duela al presunto pillo y socios que están detrás de este pingüe negocio, debe saber que continúa en trámite el amparo en revisión para evitar la indemnización por un decreto expropiatorio emitido en la administración municipal de Enrique Doger Guerrero a favor del sedicente propietario Roberto Galland Sánchez de asentamientos irregulares en Lomas de San Valentín, Balcones del Sur y Las Cabañas, entre otras colonias irregulares.

Lo cierto es que los habitantes de estos asentamientos, casi en su totalidad, pagaron los terrenos hoy regularizados a quien pretende ser indemnizado por segunda ocasión por el Decreto Expropiatorio de 2007.

Los colonos se organizan para demostrar que desde hace muchos años cubrieron el precio de sus predios, luego entonces la indemnización reclamada por Galland Sánchez representa un fraude en contra del erario municipal.

Negocios millonarios sucios que lastiman a una empobrecida hacienda pública.

Vivir de los pobres también genera riqueza.

2.-En el pasado, los fedatarios públicos eran un sector honorable e intachable, en los últimos años muchos notarios han preferido el camino de enriquecerse ilegalmente y aprovechan la patente que les otorga el gobernador para encubrir despojos y beneficiarse con ellos

Le informó que en trámite se encuentra el expediente de la titular de la notaría pública número 18, la abogada Martha Aguilar, por una serie de anomalías e irregularidades jurídicas realizadas a nombre del Ejecutivo estatal.

El beneficiario de estos tongos notariales es nada más ni nada menos que el empresario marinista Miguel Ángel Moreno Vieyra, quien además de ser un desarrollador inmobiliario se ha convertido en un invasor profesional y compadre de quien muy pronto verá suspendida su patente de notaria.

Una propiedad en San Andrés Cholula le gustó y con artimañas avaladas por la notaria Aguilar consiguió que la escriturara para su beneficio cuando en el Registro Público de la Propiedad está inscrito su legítimo propietario.

Las pruebas en contra de la fedataria y su cómplice son contundentes, información de la que deberá tomar conocimiento la Fiscalía General del Estado, como sucede con otros notarios desleales cuyos expedientes también están en capilla.

Como dice un clásico: los notarios no dan fe, la venden.

fcrisanto00@yahoo.com.mx 
fcrisanto@radiooro.com.mx
Twitter @fercrisanto
Facebook: Fernando Alberto Crisanto

DineroVer más
NacionalVer más